La Necesidad de España de Adaptarse al Turismo Chino

Hablar de China, y el gran gigante asiático, es hablar de uno de los siete grandes reinos de finales de la Antigüedad. Se trata de una de las civilizaciones más ricas pero también más extrañas si lo comparamos con nuestras tradiciones.

Uno de los más importantes atractivos de China, su Gran Muralla

La composición étnica de la población china hace que converjan en el país diversidad de culturas. China se ha ido occidentalizando con el paso de los años, debido a su gran influencia e interés en numerosos países de la parte opuesta a la oriental.

El turismo chino, y su mercado emisor, nos coloca dentro de un conjunto geográfico muy amplio, en el que un conocimiento general de sus peculiaridades es sumamente indispensable para poder comprenderlo.

Uno de los mayores mitos que siguen ocupando conversaciones en España, y otras latitudes, es la falsa creencia que China exclusivamente está poblada por chinos. Si extrajéramos los datos de censo en China veríamos como del total de población una considerable parte pertenece a personas extranjeras. De ahí, sacamos también una conclusión muy cierta: la apertura de China al resto del mundo.

La gran importancia de China hace que traspase sus fronteras y se traduzca desde Siberia a Java, pasando por el Pacífico y hasta el Turkestán, sin dejar a un lado Singapur, en la que las tres cuartas partes de su ciudad es de origen chino.

China ocupa una extensión tan grande casi como Europa hasta las fronteras de los países del Este con la antigua Unión Soviética. Ya nos podemos hacer una idea de la importancia, para nuestro país, de contar con un segmento de turista procedente de un país de tan sumo valor.

Desde 1978, el desarrollo y la apertura económica y política propiciada por la República Popular China ha dejado atónitos a todos por las repercusiones a escala planetaria que empezamos a ver en estos días.

China ha pasado de ser una economía prácticamente hermética y un país aislado del resto, a ser uno de los principales motores económicos y la siguiente primera potencia que tendremos en el mundo.

El boom que ha despertado el turismo emisor chino en muchos destinos turísticos, más pronto que tarde, acabará apareciendo en España. Según los datos aportados por la OMT para 2020 habría más de 100 millones de turistas chinos en el exterior, dato claro está que se ha visto modificado por la presente pandemia que tenemos.

En contra de lo que muchos creen o ven con distancia, incluso rareza sobre turismo chino, este mercado ha llegado para quedarse definitivamente. Indudablemente puedo afirmar con rotundidad que China y su turismo va a redefinir el modelo turístico a escala mundial.

España, y su sector turístico, tiene una excesiva conexión con sus mercados turísticos tradicionales. Por ello, debemos de ir marcando un cambio gradual, permitiéndonos adaptar nuestra oferta turística a los nuevos segmentos como el que presenta el mercado chino.

Viendo el debilitamiento de los tradicionales mercados emisores y una fuerte competencia por atraer nuevos y mejores segmentos, es especial importante la captación del chino con un elevado gasto per cápita. La apuesta por el turismo chino puede suponer una gran baza para desestacionalizar nuestro sector, diversificando la oferta y potenciando la calidad de nuestros activos profesionales y turísticos.

España debería de aumentar los lazos políticos, económicos y culturales para que la realidad española sea bien conocida por el ciudadano chino de a pie. Incrementando la conexión con el gigante asiático propiciaría una posición de ventaja para captar este tipo de turistas.

Desde 1995 hasta hoy el número de viajes al extranjero de turistas chinos ha crecido exponencialmente y nada parece prever que en los próximos años pueda cesar. En 2002 China pasó por delante de Japón como primer emisor de turistas de Asia. La fuerza con la que está irrumpiendo China se debe a un peso mayor de Asia en la economía global, apareciendo China cada vez más fuerte dentro del total de llegadas turísticas mundiales.

Si se observa las tendencias actuales, podría decir que en los próximos años el gobierno chino y la mayoría de destinos darán más accesibilidad para que los turistas chinos viajen al exterior.

Con el fin de mejorar la competitividad del sector turístico español, se tendrá que hacer hincapié en nuevas estrategias y productos turísticos que permita atraer con fuerza al mayor mercado turístico y con más potencialidad.

Para situar a turistas o ciudadanos chinos en España hay que viajar hasta la II República. Más tarde en los años 60-70 cogió mucha fuerza coincidiendo con el boom del turismo extranjero. Muchos chinos se asentaron en nuestro país abriendo restaurantes enfocados en el europeo.

En la última década, se ha apreciado una nueva época de éxodo de ciudadanos chinos hacia España. Se observa una fuerte presencia empresarial, variando las actividades económicas realizadas en nuestro país. Este hecho, provoca que el aumento importante de flujo turístico chino a España se deba a viajes con motivaciones familiares o de negocios.

Desde 2004 gracias al acuerdo de la Comisión Europea y la CNTA se reducen las barreras para la llegada de grupos de turistas chinas a Europa, y por tanto, también a España. Es de esperar que las barreras aún existentes para la llegada de turistas chinos desaparezcan y ello provoqué un mayor número de visitantes chinos a España.

El número de viajeros chinos hacia España se ha visto incrementado por 4 en los últimos años. Existen pocos mercados emisores con esas cifras de crecimiento tan significativos.

Para el estudio del flujo turístico chino no tenemos un organismo turístico u no que determine las cifras. Gracias a la Policía Nacional podemos conocer el registro de llegadas de ciudadanos chinos en los distintos aeropuertos españoles.

Aun así, tenemos un inconveniente como país que aspira a atraer turismo chino…. Actualmente las conexiones aéreas de España con el gigante asiático son prácticamente inexistentes. Falta relaciones económicas y empresariales de España con China para que se pueda influir. Existe un mercado suficiente para garantizar la rentabilidad de esas posibles rutas aéreas.

En uno de los datos donde nos podemos fijar para extraer conclusiones es el número de visados concedidos. Desde 2005 empieza a existir mayor facilidad para obtener los visados turísticos. Esas limitaciones antes habidas se han solventado con la circunstancia que gran parte de los turistas chinos que visitan España lo hacen con visados de otros países del espacio Schengen, lo que ha permitido abarcar gran cuota de la demanda.

Uno de los temas más relevantes en el momento de marcar políticas y estrategias turísticas para el mercado chino, es saber qué imagen hay de nuestro país. España es el 5º país del que más se habla por los chinos, por detrás de Francia, Reino Unido, Alemania e Italia.

En los diversos estudios existentes, se ve claramente que España no es un país muy conocido en China. Ese poco conocimiento es debido a un menor contacto histórico entre dos países, a un menor número de relaciones comerciales en comparación con otros países de nuestro entorno.

Todos los estudios coinciden que los dos principales motivos por los que los Chinos nos conocen son la Tauromaquia y el Fútbol. Esos conocimientos también son asociados con los Juegos Olímpicos de Barcelona, el Flamenco, Pasión y la Liga Española con el Real Madrid y FC Barcelona. Hay además marcas muy conocidas en China como Zara, Mango y Cola Cao. La imagen de España es asociada igualmente con Paisajes y Naturaleza, Cultura y Museos, y con el Sol y la Playa.

Haciendo referencia al perfil del turista chino, hacemos alusión al High-End, el de alto poder adquisitivo y de las capas de clase media-alta. Están igualmente situados en una edad mayoritaria de entre 25 y 44 años, mayormente hombres y con estudios superiores. La mayor parte son profesionales de la Educación, de la Industria Manufacturera, Sector Financiero, de las Nuevas Tecnologías, Estudiantes y Científicos. Suelen viajar acompañados por familiares o cónyuges, por compañeros de trabajo / estudios y en una menor medida de manera individual.

Si nos fijamos de que regiones proceden, coinciden con áreas económicamente muy desarrolladas como BeijingTianjinLiaoning, después de la región ShanghaiDelta del Yangtsé y por último de la Perla en Guangzhou.

Las fechas en las que suelen viajar coinciden con las principales festividades en China como son Año Nuevo Chino, el primero de Mayo y el día Nacional de China (1 de Octubre). Otras fechas también muy utilizadas son el 1 de Enero, el Qingming a principios de abril, el festival del Barco del Dragón en Junio y el Festival de Mediados de Otoño en Septiembre. Hay más días festivos como el Día de la Mujer China, Día de la Juventud, día de la Infancia, Día del Partido Comunista, Día del Ejército y el Día del Profesor.

En cuanto a motivos por los que viaja es destacable la Visita de lugares de interés, Ocio o Relax, Visita a familiares y amigos, y Negocios.

Y para terminar este presente artículo me gustaría hacer incidencia en algo fundamental que señalan los turistas chinos como inconveniente para venir a España: el desconocimiento de la lengua china y su cultura. En España, debemos cambiar el chip, huir de los estigmas y apostar fuerte y decididamente por el conocimiento y divulgación de la cultura china, así, ganaremos muchísimo para atraer a este emergente y fuerte mercado emisor.

Yo llevo desde 2016 estudiando Chino y es una de las mejores decisiones que he tomado a lo largo del tiempo.

Y tú….. ¿Vas a perder la oportunidad de entender a este turista?

¡Nos leemos el próximo mes de Septiembre con un nuevo artículo!

Hasta pronto, queridos lectores.

Un comentario en “La Necesidad de España de Adaptarse al Turismo Chino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *